por Candelaria Penido
IG: @candepenido
mail: candelariapenido@hotmail.com

Hoy, en Argentina, se celebra el Día Nacional del Escultor. La elección de la fecha no es aleatoria, sino que responde a la celebración del que sería el cumpleaños de la primera escultora argentina, Lola Mora.

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández o Dolores Mora, más conocida como Lola Mora, fue una figura importante en la historia del arte nacional. Con reclamos muy vigentes, asumió el rol de una artista contemporánea y se animó a incursionar en distintas artes, encontrando en la escultura su máxima pasión.

Nació en un campo en Trancas el 22 de junio 1867. Cuando aun era muy pequeña, su familia se trasladó a San Miguel de Tucumán para que sus hermanos puedan estudiar. Es allí donde comenzó a tomar clases de pintura y dibujo. Divertimento que luego se transformó en transgresión al declinar el destino esperado de una mujer de esa época –casarse y tener hijos– para optar por una carrera en las artes. A sus 29 años obtuvo una beca del Gobierno Argentino para continuar sus estudios en Europa y eligió Roma como destino final. Es allí donde se empapó de fuetes y esculturas de mármol y su amor por este arte creció a la par del reconocimiento por su obra.

Cuando su fama llegó a Buenos Aires, es el Estado Argentino, el que le encarga una serie de trabajos. Obras que hoy se pueden seguir admirando. Muchas están ubicadas en el espacio público y desde Art & Notes te proponemos un recorrido por tres barrios de la Ciudad para que descubras algunas.

La Fuente de las nereidas – Costanera Sur

Fuente de las nereidas

La obra es un complejo escultórico que funciona como una fuente, realizado en mármol de Carrara. Representa el nacimiento de la diosa Venus. Su composición piramidal, construida en distintos niveles le otorga una simetría equilibrada. En el más bajo se presenta una gran concha marina, con tres caballos alados, sujetados por tres tritones. En el centro se alzan dos nereidas que a la vez sostienen otra valva, de la que surge, gloriosa la diosa latina del amor y la belleza.

Fue el primer monumento realizada por una mujer que se inauguró en el país. Esta novedad no vino sola, sino que su emplazamiento, en 1903, estuvo rodeado de múltiples polémicas.

Por un lado, sus desnudos generaron debates y escándalos. Al ser considerados “demasiados sensuales y voluptuosos” la comisión municipal negó su emplazamiento en la Plaza de Mayo, frente a la Catedral. Se sugirió, entonces, ubicarla en el Matadero del Sur, lugar que hoy ocupa Parque de los Patricios. En 1918 se la traslada a Costanera Sur, lugar donde hoy se la puede visitar.

Por el otro, hubo muchos críticos de arte del momento, que dudaron de que fuera Lola Mora la autora del monumento. Esto se debe a que muchas de las piezas las trajo ya creadas desde Italia. La artista comenzó a concebir la fuente en Roma y transportó distintas partes, 37 toneladas de mármol ya esculpido, embalados desde Europa. En un momento donde no existían antecedentes de mujeres, escultoras profesionales en Argentina.

Ella, como era su costumbre, no se dejó intimidar y terminó muchas de las figuras en la calle, frente a un público curioso y una prensa expectante que gozó de la creación en vivo. Más allá del espectáculo, Lola no dejó lugar a futuras dudas sobre la autenticidad de su trabajo.

Dónde: Av. Dr. Tristán Achával Rodríguez 1401, Costanera Sur.

Tip: Se recomienda rodear la obra para apreciarla en su conjunto y totalidad ya que hay una búsqueda de equilibro y movimiento espiralado dados por los distintos cuerpos que la componen.

Mausoleo de la familia López Lecube – Recoleta

La artista fue contratada tanto por el Estado como por particulares. Esta obra seleccionada es una muestra de ello. Lola Mora aceptó el encargo realizado por la familia López Lecube para esculpir dos figuras que se alzarían en su mausoleo familiar en el Cementerio de la Recoleta.

Lola las crea en 1912. Son dos esculturas talladas en mármol de Carrara, Mujer pensativa y Mujer con cruz. Cada una representa sensaciones contrapuestas, la primera goza de una actitud meditabunda, mientras que la otra fija su atención al infinito. Ambas fueron dedicadas a acompañar la tumba de Ramón A. López Lecube. Son las únicas obras que ella realiza para un cementerio.

Estas esculturas no se libraron de un escándalo moralista. Muchas personas “de sociedad” se quejaron de la “desnudez” de las figuras. Mujer con cruz se encuentra sentada y su hombro derecho descubierto ya que tiene uno de los sostenes del vestido caído. Gracias a esto, se presentaron reclamos en la dirección del Cementerio, solicitando su remoción ya que no era una actitud apropiada para un lugar sagrado.

Dónde: Cementerio de Recoleta

El Eco – Palermo

Esta escultura en mármol de Carrara, presenta a una mujer con el pelo recogido, escuchando atentamente. Parte anexa de una gran columna. El cuerpo semicubierto de la escultura, donde se destacan unas curvas sensuales volvió a ser, en el momento previo a su inauguración en 1906, el foco de muchas críticas.

En una primera instancia la artista había realizado, en respuesta a un encargo estatal, un monumento en homenaje a Aristóbulo del Valle para el Parque Tres de Febrero. Este nunca llegó a levantarse, ya que además del prócer, el resto de las figuras que componían el monumento eran de mujeres que llevaban sus torsos descubiertos. De nada importó el arduo trabajo en el detalle de los pliegues de la tela que cubren sus piernas, funcionando como una pollera o la insistencia de la belleza de las piezas. El monumento fue desmantelado y despiezado. Resultando en la ubicación separadas de algunas de sus piezas, en distintos lugares. La escultura de Del Valle fue convertida en busto y colocada en La Plata, mientras que una de las figuras femeninas, El Eco, se colocó en lo que era el antiguo Jardín Zoológico, en Palermo.

Dónde: Eco parque.

Desde Art & Notes te contamos sobre las obras que podés encontrar en Buenos Aires, mas en el interior del país también hay muchas otras, como los bajorrelieves en la Casa de la Independencia de Tucumán o la Estatua de la Libertad, también en San Miguel de Tucumán o los numerosos monumentos en ciudades como Rosario, Corrientes, San Juan y Jujuy.