por Candelaria Penido
IG: @candepenido
mail: candelariapenido@hotmail.com

Julio Le Parc. Transición Buenos Aires – Paris (1955-1959)
Es la muestra homenaje a Julio Le Parc organizada por el Museo Nacional de Bellas Artes. Más de 100 obras del gran artista argentino, referente de Op Art y el Arte Cinético, se encuentran expuestas en el Pabellón de exposiciones temporarias del museo.

Una selección de dibujos, pinturas, acuarelas, grabados, xilografías, gauches y un video dan cuentan de sus primeras obras, las que creó en su período como estudiante de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, y las de sus primeros años en París. Hay muchas piezas poco conocidas y algunas, hasta son inéditas.

Le Parc fue un transformador del vínculo entre el espectador y la obra de arte. Su interés no radica en la obra en sí, sino en el objeto. Es así que esta búsqueda reflexiva se traduce a su producción, donde las formas y los colores habitan como protagonistas. “El carácter intimista de la propuesta se transforma así en el espacio ideal para vislumbrar la gestación de muchas de las ideas que moldearon uno de los grandes giros artísticos del siglo XX” cuenta Mariana Marchesi, directora artística del Museo y curadora de la muestra.

La dimensión lúdica de Julio Le Parc. Transición Buenos Aires – Paris (1955-1959) se percibe desde el ingreso al Bellas Artes donde el visitante se encontrará con uno de sus grandes móviles colgando del techo, en este caso de color naranja flotando sobre un espejo.

Esta exposición forma parte de un mega homenaje a Le Parc, que se realiza en la Ciudad de Buenos Aires. Forman parte de ella, tres de las principales instituciones culturales del país, el Museo Nacional de Bellas Artes, El Teatro Color y el Centro Cultural Kirchner.

Quién: Julio Le Parc.
Dónde: en el Pabellón de exposiciones temporarias del Bellas Artes.
Hasta cuándo: 17 de noviembre.

Julio Le Parc, Transición Buenos Aires Paris


Formas de desmesura
La muestra curada por Verónica Tell presenta una reducida selección de fotografías, 20 obras de 12 artistas cuyo foco es la deconstrucción. No solo de “su naturaleza reproducibles, su referencialidad, su carácter de registro de indicios visuales y su vínculo con el tiempo”, como explica el director del Museo, Andrés Duprat en el folleto, sino la deconstrucción del proceso de observación del espectador. Se reconstruye la experiencia. 

Al recorrer el segundo piso del museo van apareciendo distintos universos, a la vez que las obras proponen el surgimiento de diversas preguntas: qué hacemos al ver una fotografía, qué se espera de su observador, qué se espera de la fotografía que se mira, cómo se la presenta, qué es una fotografía, qué debemos ver.

Las búsquedas varían según cada artista. Formas de desmesura reúne trabajos creados entre 1985 y 2018, cuyo centro es la indagación. Huellas, hidrografía, fotografía infrarroja, fotografía efímera, fotografía analógica, tradicional o abstracta, atisbos de performance. Distintos registros en uno mismo. Lo híbrido como fuente.

Quién: Andrea Ostera, Francisca López, Gabriel Valansi, Julio Grinblatt, Gerardo Repetto, Bruno Dubner, Erica Bohm, Francisco Medail, Néstor Crovetto, Estefanía Landesmann, Paulo Fast, Pablo Ziccarello y Provisorio Permanente.

Dónde: en el segundo piso del museo.
Hasta cuándo: 3 de noviembre.

Bruno Dubner


Poesía Brossa
La exposición funciona como una revisión de la producción del poeta, dramaturgo y artista visual catalán Joan Brossa. Para celebrar el centenario de su nacimiento, el Museu d’Art Contemporani de Barcelona, junto con el Museo de Bellas Artes y el Centro Cultural Kirchner, organizaron Poesía Brossa. Esta nueva colaboración entre las dos entidades (Bellas Artes y CCK), vuelve a dar lugar a dos muestras en simultáneo del mismo artista.

La muestra curada por Teresa Grandas y Pedro G. Romero presenta poemas en tres dimensiones. Objetos encontrados a los que Brossa les otorgaba una nueva vida. Trabajos producidos a partir de 1940 que aún se pueden considerar, propuestas innovadoras.

Para este referente de la vanguardia catalana, la bidimensionalidad resultaba un problema para sus poemas. Su relación con la poesía surrealista, con sus ensoñaciones, límites difusos y contradicciones; junto con la influencia de Apollinaire, Morgenstern, Man Ray, Dylan Thomas y Decio Pignatari dieron lugar a sus poemas visuales. Los objetos en vitrinas se vuelven poemas no verbales y se relacionan con obra de artistas argentinos como Edgardo Vigo, Roberto Jacoby, León Ferrari, Graciela Sacco, Liliana Porter, Pablo Suarez y Marie Orensa.

Obras antipoéticas, donde confluye la literatura con la instalación y la performance. Obras donde brilla el humor y la ironía. En los trabajos del artista se destaca la supremacía de las vocales en una escenografía interesante. Poesía Brossa presenta “el diálogo entre el registro oral y escrito de la poesía y los senderos de la dimensión plástica”, explican las palaras de Duprat en la pared.

Quién: Joan Brossa.
Dónde: se encuentra en las salas 32 y 33 del primer piso.
Hasta cuándo: 8 de diciembre.

Poesía Brossa, Poema

Cada una de las muestras temporales se destaca por sí sola. Pero el visitante que goce de tiempo y ganas para recorrer las tres, se adentra en tres mundos diferentes. Cada uno con su propia lógica y búsqueda. Cuestión que reconfigura la forma de pensar y deja al espectador en un estado alerta. Consciente de lo que lo rodea y sus posibles capacidades artísticas.

La visita al museo y sus exposiciones es libre y gratuita, salvo Julio Le Parc. Transición Buenos Aires – Paris (1955-1959), la cual tiene un costo de 100 pesos. A excepción de los días martes, donde los residentes argentinos entran gratis.