por Art & Notes

¿Cómo afecta el avance tecnológico en el arte? ¿Podrá cambiar nuestra percepción? ¿De qué manera? Una curiosa investigación dejó perplejos a los historiadores de arte.

Los historiadores de arte poseen una particular curiosidad sobre determinados personajes que fueron apareciendo durante la historia, particularmente aquellos retratos de los cuales no poseemos información concisa alguna y Gioconda es un gran ejemplo.
Su indescifrable rostro, con aquella particular y enigmática sonrisa, nos lleva a imaginar y cuestionarnos sobre su verdadera identidad.
Un halo de misterio merodeó siempre a través del pequeño óleo pintado por uno de los artistas más reconocidos en la historia del arte occidental. Hoy en día, la tecnología nos aproxima una posible -y curiosa- respuesta a aquellas dudas.
Captura de pantalla 2019-06-17 a la(s) 18.24.39.pngGracias a la investigación realizada por Samsung’s AI Center y el Skolkovo Institute of Science and Technology -Moscú-, dieron a conocer innovadoras técnicas que permiten realizar imágenes en movimiento partiendo de representaciones – ya sea fotografías o pinturas – estáticas y bi dimensionales.
El resultado del algoritmo, utilizando meta data extraída de bancos de imágenes, revela la información de ejes faciales de un rostro, graficando la fisionomía ‘real’ del retratado.
Así hicieron cobrar vida –virtual- a famosos personajes que forman parte de nuestra cultura, incluyendo el famosísimo cuadro de Da Vinci.
Una vez más, la tecnología toma protagonismo en el mundo de las imágenes, desvirtuando nuestras perspectivas y originando dudas sobre su empleo y destino.
Por esa misma razón, fue que generó un tema de discusión en consecuencia de su publicación y recepción, abriendo el debate acerca de la falsificación de videos en torno a los medios de comunicación.

Fuente: Artnet news