por Candelaria Penido

Complejas dualidades, procesos continuos y las ideas que fluyen.

“Exposición en tiempo real” es el solo show de Vivian Galban que acontece en la galería de arte Rolf Art. La cual se dedica a la exhibición y contemplación de la fotografía contemporánea. El título invita, ya que nos imaginamos que algo va a estar pasando en el momento justo que tocamos el timbre e ingresamos.

Desde afuera, se ve una estructura grande de madera y el vidrio teñido de rojo, generándonos entusiasmo. Entramos luego de leer el cartel en la puerta que nos alerta a que seremos fotografiados, filmados y exhibidos. Nos da igual, queremos participar.
La experiencia es divertida, diferente. Nos saca del automatismo, aunque solo sea por un rato.

Abre una persona del staff de la galería. Explica que la idea es simular una cámara oscura, “como los primero fotógrafos, que iban a las plazas y sacaban fotos con sus cajitas.” Asiento y continuamos. Ingresamos en la estructura, esta enorme cámara que saca la foto con papel fotosensible, para luego ser revelado allí mismo, en el momento. Me muestra el proceso químico. Salimos. Me encuentro con la artista.

-¿Querés participar?- me pregunta mientras ajusta el lente de la gran cámara.
-Dale- contesto divertida.
-Bueno parate acá y hacete un rodete. Así se te ve más la cara.

Me instalé sobre la línea que estaba marcada en el piso para escuchar sus instrucciones. Galban las grita desde dentro de la cámara oscura, “movete un poco más a la derecha. Mirá un punto fijo. Elevá un poco la vista.” Luego de cumplir con los requisitos solicitados, me quedé quieta por ocho segundos. Foco, foto. “Listo, podés entrar”.
Atravesé la oscuridad y llegué al cuarto de revelado. Hay tres recipientes.
La foto pasa por el primero “la voy a sacar un poco antes de que termine el proceso de exposición para que simule el trazo de un lápiz”, dijo contándome su decisión artística. Luego, la tomó con una pinza y la llevó al segundo recipiente. Al rato repitió su accionar, salvo que con una pinza diferente, y la dejó descansar en el tercero. Cuando pasaron 30 segundos en este tercer líquido anunció “listo, ya está. Quedó muy angelical. Prendamos las luces así le podés sacar una foto para subir a las redes.”
Eso fue lo que hicimos. Charlamos un rato, me despedí. Fer, parte del staff de la galería, me estaba esperando. Me acompañó a ver el mural donde luego del secado, sería pegada la foto. Me entregó un panfleto y me fui.IMG_5528.jpgUn recorrido atípico en una muestra atípica.

Exposición en tiempo real no pretende ser más de lo que su título anuncia, aunque hay cosas que nos quedan rondando en la cabeza no más salir. Luego de un viaje de sensaciones, donde atravesamos lo lindo de ser parte, el interés por conocer el proceso y a la artista, la emoción al verte retratada y la imaginación y expectativa de saber cómo quedará tu foto en la pared o dónde la colocarán.
El espectador toma conciencia de cuestiones un poco más abstractas, las complicadas dualidades que se presentan en la experiencia. Por un lado, la muestra nos propone un proceso largo, con diferentes pasos, donde debemos aquietar nuestra velocidad automática y apreciar el transcurso del tiempo, es decir, serenarnos ante el automatismo propio de las stories y las selfies pero para después, volver a él. Incitado por la propia exposición para la promoción en las redes. Entonces, ¿cuál es el trasfondo, frenar o simular un freno? Tal vez ambos. A su vez, nos encontramos frente a un proceso analógico que es filmado y reproducido en vivo a todo el mundo.
Por último, las cuestiones técnicas entre una foto que cualquiera puede tomar con su celular y la foto tomada por Vivian Galban en su cámara oscura son completamente diferentes. Mas, la práctica social no percibe diferencia. Es decir, el antes y el después son los mismos. El “antes” de la foto, ya sea que nos saquemos una selfie o una en Exposición en tiempo real, nos indica las ganas de aparecer reflejado en una imagen y el “después” el aparecer en una foto que será expuesta en un muro, tanto digital como el de Instagram o físico como la pared de Rolf Art.IMG_5536.jpgAlfredo Aracil, estuvo a cargo de los textos y en el folleto nos dice que la artista pretende incorporar a su obra la cuestión del aura que propone Walter Benjamin. Este pensador y filósofo alemán consideraba que las obras de arte contienen un aura, es decir, una aureola casi religiosa que las rodea, propiamente dicho una “manifestación irrepetible de una lejanía.” Por obra de arte, hace referencia a las que fueron realizadas previas a la época de la reproductibilidad técnica. Benjamin creía que con la aparición de la fotografía y el cine se llegaba a la era Post-aurática, aunque salva al rostro. En su ensayo La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica, el autor afirma que “algo del culto queda en ella, su última trinchera es el rostro humano”, justamente lo que la artista fotografía. “Así en las fotografías vibra por última vez el aura en la expresión fugaz”, momento clave para Galban. Ella lo llama “mágico” a ese instante efímero del encuentro con su modelo. Momento en el que una cosa determinada puede transformarse en otra.IMG_5526.jpg

Ficha técnica
Rolf Art Galería de Arte
Exhibición: Exposición en tiempo real
Hasta el 30 de marzo.

Biografía
Vivian Galban es fotógrafa, artista contemporánea y arquitecta (1993, UBA). Docente de la Universidad Austral, Universidad Tecnológica Nacional y Sociedad Central de arquitectos, entre otras. Desde 2004, participa en talleres y clínicas de fotografía. Ha sido invitada a la XVII Bienal de Artes Visuales en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. En el 2011 ha sido galardonada con el premio Metrovías a la fotografía contemporánea. Participó en numerosas muestras individuales y colectivas en galerías, espacios e instituciones públicas y privadas, tales como Galería Rolf Art (Buenos Aires, Argentina), Galería Rubbers International (Buenos Aires, Argentina), Fundación Cultura Frontal (Buenos Aires, Argentina), Galería Pabellón 4 (Buenos Aires, Argentina), Sasha Dávila (Córdoba, Argentina), entre otros. Ha participado en ferias de arte internacionales en Argentina, Perú, Colombia, México y Bolivia. Vive y trabaja en Buenos Aires, Argentina.

Un comentario en “Vivian Galban: Un recorrido atípico en una muestra atípica

Los comentarios están cerrados.