por Paula Bauer

Niemeyer y Costa; Brasil e Italia; Ocio y bullicio.

La muestra “Riposatevi” en el Museo de Arte Contemporáneo, ubicado en la localidad de Niterói, vuelve a abrir ciertos interrogantes sobre arquitectura, identidad y tradición, a través de esos ejes que articulan la exposición.

2077_capa

Los nombres de Oscar Niemeyer y Lucio Costa son emblemáticos en la arquitectura brasilera. Ambos fuertemente influenciados por Le Corbusier y la arquitectura moderna, fueron los principales participes dentro del proyecto de la ciudad de Brasilia. La idea central era levantar una urbe entera que fuera sede de la nueva capital de Brasil. Costa ganó el concurso y aportó el Plan piloto para Brasilia, mientras que Niemeyer, fue el autor de múltiples edificios y monumentos. El resultado fue su finalización en tan solo tres años y unos meses, y fue el producto de una incansable labor por parte de todos los trabajadores que formaron parte del proyecto.

Los diseños urbanísticos y de vivienda que proponían dichos arquitectos, tenían como objetivo mejorar la calidad de vida de sus habitantes, a través del uso de nuevas tecnologías y formas novedosas despojadas de ornamentos. Niemeyer decía que “una obra de arquitectura, para asumir categoría de obra de arte propiamente dicha, precisa, como condición básica, presentar un contenido mínimo de creación, o sea, una contribución personal del arquitecto. Sin eso, se limita a una repetición de formas y soluciones ya conocidas”[1].

2151_capa

El Museo de Arte Contemporáneo, es la materialización de esa búsqueda constante por crear formas nuevas que sean capaces de sorprender, e incluso llegar a emocionar.

El museo forma parte de un conjunto de obras arquitectónicas hechas por Niemeyer, ubicadas en Niterói, junto con el teatro popular y la Fundación que lleva su nombre. Erguido en el mirador de Boa Viagem sobre la bahía Guanabara, se buscó integrar al edificio con la naturaleza circundante a través de su forma circular que permite el avistaje de todo el entorno.

Esta flor de hormigón, alberga la muestra del otro arquitecto mencionado: Lucio Costa. Subiendo por la rampa de acceso se llega hasta el primer piso donde se encuentra la sala principal. Lo que uno encuentra allí es una adaptación de la instalación de Costa presentada en la edición número XIII de la Trienal de Milán en el año 1964. La Trienal de arquitectura y diseño industrial de aquel año fue desarrollada por Umberto Eco y Vittorio Gregotti y tenía como tema “el ocio”. Brasil fue invitado a participar por primera vez y en ese marco Costa presentó “Riposatevi”.

E89DD072-BA74-439E-A339-3C377ABF0C1C.jpeg

Riposatevi en italiano quiere decir: descansen. Si bien la nueva instalación difiere en algunos aspectos de la original, la premisa sigue intacta. La sala está totalmente ocupada por hamacas de colores y, por si no resultara clara la consigna, el título de la muestra se encuentra colgado a modo de pasacalle coronando el espacio, indicando explícitamente al público lo que debe hacer: descansar. El resto de la instalación también invita a hacer lo mismo, entre plantas y fotografías en blanco y negro de la naturaleza brasilera tomadas por Marcel Gautherot, el tiempo pareciera detenerse. Ya que el museo está circundado por naturaleza, el único ruido que se escucha es el de algún visitante que se anima a tocar las guitarras que están disponibles para su uso en sala. Los demás se hamacan suavemente mientras leen un libro o incluso duermen una siesta.

xlucio1.jpg.pagespeed.ic.4hSu5Tsf2O

La puesta original pretendía ser una representación de Brasil en Italia y de su proyección hacia el mundo. Entonces, ¿cómo es Brasil? Si se piensa en el plan de NOVACAP, Brasil es moderna, incorpora nuevas tecnologías y confía en su crecimiento basado en el trabajo arduo. Por el contrario, “Riposatevi” pareciera mostrar una imagen casi opuesta, rodeada de un clima tropical, donde el tiempo libre abunda y no hay apuros. Modernización y tradición convergen en estos dos proyectos de Costa.

La muestra pareciera enfatizar estas dualidades, por momentos contrastantes, no solo de la historia de Brasil, sino también, de su presente.

El panorama político y social de Brasil en la actualidad es inquietante y su futuro, incierto. A su vez cabe mencionar que, el mismo año de la Trienal en el que se concibe esta instalación, tan solo meses antes el gobierno era derrocado por un golpe de estado, dando inicio a la dictadura que duró más de 20 años. El MAC se pregunta entonces si habrá sido la intención de Costa presentar un proyecto en respuesta a la repentina falta de libertad de su país a causa de la opresión del régimen militar.

Ante ese contexto, “Riposatevi” proponía al público tomarse un tiempo para reflexionar. Hoy en día, con su nuevo montaje, se vuelve a hacer la misma invitación.

 

[1]Niemeyer, Mi experiencia en Brasilia, página 66