Por Paula Bauer

Cuando uno visita Nueva York, probablemente tiene en su itinerario una visita a los grandes museos como el Met y el Guggenheim. Sin embargo, de camino al MoMA hay otra parada necesaria: a solo una cuadra del Museo de Arte Moderno se encuentra el Hotel Península.

No está sobre la famosa Quinta Avenida, ni tampoco es tan icónico como el Hotel Plaza que uno reconocería por haberlo visto en alguna película o serie de televisión. Pero entonces ¿por qué querrías visitar el Hotel Península?, porque expone obras de arte procedentes de colecciones privadas. Esto es posible gracias a su asociación permanente con Circa 1881, una iniciativa creada por coleccionistas que creen que el arte debe ser disfrutado por todos, y para esto hacen alianzas con instituciones públicas y privadas, como el caso de este hotel, para crear exposiciones y así lograr su misión de mantener el arte al alcance del público.

VIP-Event-Venue-The-Peninsula-New-York-Prestigious-Venues.jpg

Ubicadas en los espacios comunes del hotel, las exhibiciones son rotativas y hacen foco en arte moderno y contemporáneo.

En el 2018, como forma de celebración de los treinta años de la apertura del hotel en la gran manzana, y al unísono con la gran retrospectiva de Andy Warhol en el Museo Whitney, se presentó una exposición de obras de los años ochenta pertenecientes a los grandes referentes del Pop.

Entre las obras de Andy Warhol pueden verse una serie de serigrafías de “Campbell’s Soup” y una serie de retratos de Mao, entre otras.

El artista originario de Pittsburgh se hizo conocido en la escena local y se volvió la cabeza del Pop neoyorkino a través de sus pinturas en serie. Tomando como objetos de representación personajes famosos y objetos comunes de la vida cotidiana, sus obras abren interrogantes acerca de la serialidad, el consumo, la propaganda y los medios masivos de comunicación.

Se exponen, además, otros artistas como Jean-Michel Basquiat, Keith Haring y Francesco Clemente, amigos y colaboradores de Warhol. Una de las obras de Clemente es un retrato de Andy Warhol, y las fotografías en blanco y negro de Michael Halsband muestran al artista junto a Basquiat posando como boxeadores. Estas fotos fueron tomadas como una forma de anuncio para una próxima colaboración en una exhibición y son el registro del comienzo de una profunda relación entre ambos. Warhol fue un mentor para el joven Basquiat.

1707-peninsula-new-york-art7.jpg

Para esta muestra se eligió una sola obra de Basquiat: Untitled de 1894, pero en otras oportunidades el Península ya había exhibido otras del mismo artista. Oriundo de Brooklyn, Nueva York, Basquiat inició su carrera haciendo graffiti’s como integrante del dúo “SAMO”, junto a Albert Díaz, y luego transportó la cultura del Street-art a sus obras individuales.

pny-art-basquiat-1074.jpg

Esta pintura en particular carece de texto, un recurso ampliamente utilizado por este artista para hacer comentarios de crítica social. Cuando escribía palabras en sus lienzos, éstas servían luego para identificar a la obra cuando las dejaba sin título, como en este caso.

Al igual que Basquiat, Keith Haring también tuvo una estrecha relación con el graffiti y el Street-art, haciendo de las calles y subtes de la ciudad sus lienzos. Sus obras, realizadas sobre carteles y postes de la vía pública con mensajes de concientización, hoy en día rara vez se encuentran en sus contextos originales, a excepción de murales o sites-specifics.

Keith-Haring-Untitled-Subway-Drawing-700x1050.jpg

Untitled Subway Drawing es una de ellas, originalmente realizada en su “laboratorio”, el subterráneo. En el dibujo hecho con tiza se puede leer al pie la frase: “Free South África”, denunciando el racismo y el régimen del Apartheid en Sudáfrica. Un mensaje de liberación engloba el corpus de su obra, rebelándose y denunciando de manera explícita todo tipo de opresión hacia el hombre.

Se puede decir entonces que esta iniciativa del Península lo hace un lugar digno de tener en cuenta a la hora de armar un itinerario en Nueva York, ya que significa una oportunidad única de ver obras de artistas reconocidos que no son normalmente accesibles al público general.
Corrección: Julieta Toso