Por Art & Notes

El Withney Museum de New York  hospeda una gran retrospectiva de uno de los artistas más reconocidos de todos los tiempos: hablamos nada más ni nada menos que de Andy Warhol, artista referente del pop norteamericano.

Warhol inicia su camino artístico a partir del mundo publicitario y es desde allí que construirá un tipo de arte que la historia señalará como revolucionario.

La innovación de sus ideas radica en el concepto innovador de apropiarse de imágenes populares para luego reformularlas con un lenguaje artístico.

Durante toda su carrera Warhol elaborará su obra con base en una profunda investigación y observación de la imagen. Logrará acertados trabajos mediante la manipulación de íconos,  su descontextualización y resignificación de imágenes cotidianas de la sociedad norteamericana.

Partiendo de la observación estricta de esas imágenes, Warhol las “evidencia” proporcionándoles un valor estético y dotándolas de identidad de objeto digno de observar. La finalidad de sus obras fue y sigue siendo cuestionada actualmente en relación con una propuesta crítica hacia la estructura económica capitalista.

Por otro lado, y de manera certera, su obra logra introducir un elemento democratizador para con el arte y el público, ya que sus obras no presentan mayor dificultad narrativa, ni técnica especial o erudita para poder ser comprendida.

Warhol no sólo genera un nuevo tipo de arte americano, sino que también junto a ello logra cambiar la idea del “artista-genio” recluido en su torre de marfil, para presentarlo ahora como una estrella de cine rodeada de glamour que se codea con la alta burguesía.

Hacia el año 1949 ya puede rastrearse ese cambio de la imagen del artista en relación a  su rol social a partir de la aparición de una nota en la revista Life sobre el artista de arte abstracto Jackson Pollock.

Pero Warhol siempre dio un paso más (o varios). Con su conducta provocativa podía encontrárselo frecuentando clubes, restaurantes o cualquier tipo de reuniones o fiestas junto a los personajes más famosos de su época. Esto logró que su figura sea rápidamente reconocida por el público norteamericano y alcanzó entonces la categoría de “famoso”.

CIBASS-Salvador-Dalí-y-Andy-Warhol
Ultra Violet, Salvador Dali, Andy Warhol y Keith Haring en New York al inicio de los 80

Donna De Salvo, curadora del museo, tuvo el privilegio de conocer al artista en los años ’80 cuando se encontraba trabajando como curadora en la Dia Art Foundation. De Salvo llevó a cabo junto a Warhol, en 1986 y en esa misma fundación, la curaduría de una muestra y logró establecer una estrecha relación profesional con el artista. Por lo cual, podemos esperar de ella una perspectiva única y personal sobre el arte de Warhol.

Lo particular de la exhibición es que consiste en la primera retrospectiva de Andy Warhol organizada en los Estados Unidos desde 1989 (realizada en el MOMA)*.

La exhibición se encuentra abierta desde el pasado 12 de noviembre y estará vigente hasta el 31 de marzo del año entrante, en el Whitney Museum of American Art.

La muestra abarca varios pisos del museo. En principio se encuentra una sala completamente empapelada de los famosos retratos encargados al mismo artista entre los años 1968 y 1987. En los otros dos niveles se encuentran más impresiones del mismo estilo, junto a televisores donde se trasmiten algunas de sus obras videográficas más experimentales. En la última sala se encuentra la mayor cantidad de obras creadas originalmente por Warhol, comenzando por sus inicios como ilustrador comercial en los años ’50, hasta sus últimas obras de los años ’80. En total la muestra consta de 350 piezas que abarcan las cuatro décadas de su vida artística.

El museo agregó una programación cinematográfica que acompaña la exhibición, curada por temas como: comerciales, Hollywood stars, Queer performance, etc., y donde se proyectan los films originales que realizó el artista en formato 16mm.

*Catalogo https://www.moma.org/documents/moma_catalogue_1815_300062895.pdf

Corrección: Julieta Toso